El “Iván Redondo” de Esperanza Aguirre señala a Robles como instigadora de todo

El día que Robles sea ‘invitada’ a salir del Gobierno será el día que se confirme que Sánchez es “un perfecto totalitario”.

Sánchez considera “evidente” que Cuba “no es una democracia”

Margarita Robles© Proporcionado por ESdiario Margarita Robles
Regino García-Badell fue jefe del Gabinete de Esperanza Aguirre mientras fue presidenta de la Comunidad de Madrid hasta el 2012. En su columna de opinión en VozPópuli ha mandado un mensaje al que ha sido su homólogo hasta hace unos días en el Gobierno de Sánchez, Iván Redondo, y ha puesto en el punto de mira a la ministra de Defensa, Margarita Robles.

El fin de semana pasado Pedro Sánchez daba un vuelco en su Gobierno, apartando sorprendentemente a los considerados como su núcleo duro. Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo fueron las salidas menos esperadas y más comentadas. Incluso desde las esferas del partido se cree que Sánchez echará de menos a Redondo, al cual adjudican la escalada de Sánchez hasta la Moncloa.

Ábalos observa a la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez.© Proporcionado por ESdiario Ábalos observa a la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez.
El puyazo de despedida de Ábalos a Sánchez retumba en todo el PSOE
“Siempre que nos encontremos con un dirigente que se carga a alguno de sus colaboradores más íntimos sin dar explicaciones, podemos estar seguros de que en él vive un germen de totalitarismo. Y aún más seguros estaremos si las víctimas no protestan e incluso le agradecen sumisos la confianza perdida”, ha escrito García-Badell con relación a la salida de la considerada mano derecha del presidente.

La clave es Margarita Robles
Según palabras de García-Badell, aún queda una pieza clave en el juego de Sánchez que no ha sido defenestrada y es la ministra de Defensa. Margarita Robles es una de las pocas supervivientes a este baile de ministros, “a la que muchos ingenuos de la derecha consideran lo más presentable del gobierno de Sánchez”, señala el exjefe de Gabinete de Aguirre.

“Si se lee el libro de Joaquín Leguina, ‘Historia de una ambición’, que da muchas pistas acerca de la personalidad y de la trayectoria de nuestro autócrata, se descubre que la persona clave para la presentación de la moción de censura que llevó este señor a La Moncloa fue, precisamente ella, por sus relaciones con los jueces y, ante todo, con el juez De Prada”, añade en su columna García-Badell, que cree firmemente que el día que Robles sea ‘invitada’ a salir del Gobierno será el día que se confirme que Sánchez es “un perfecto totalitario”.