La variante delta gana terreno en España y ya es mayoritaria en al menos cuatro comunidades

© Brais Lorenzo (EFE) Un grupo de personas come en la terraza de un restaurante de Ourense, el miércoles.

La variante delta se expande con rapidez por España. Este linaje del virus, descubierto en la India a finales de 2020 y hasta un 60% más contagioso, avanza de forma desigual en las comunidades, pero ya es mayoritario en, al menos, Madrid, Cataluña, la Comunidad Valenciana y Navarra. El último informe del Ministerio de Sanidad, que corresponde a la semana del 14 de junio, señala un aumento de su expansión y sitúa su presencia en el 11% de las muestras analizadas, pero los expertos consultados coinciden en que la circulación real de esta variante actualmente es mayor y los datos recogidos por EL PAÍS de las propias autonomías confirman un ascenso fulgurante de esta nueva estirpe del coronavirus. Sobre todo, tras la explosión de casos entre jóvenes, que ha disparado la incidencia acumulada a 14 días en España a 814 casos por 100.000 habitantes en los veinteañeros. Con la información de las 11 comunidades que han aportado datos a este diario, y aunque no todas arrojan cifras actualizadas esta semana y el método de detección es variable entre ellas, la prevalencia media de la delta es del 32%.

 

Esta variante es más transmisible y escapa mejor de la protección que aporta la primera dosis de la vacuna. Un informe de las autoridades británicas, donde ya es predominante, asegura que, si bien la eficacia del primer pinchazo con Pfizer o AstraZeneca era del 50% ante la variante alfa —descubierta en el Reino Unido en septiembre de 2020 y predominante en Europa actualmente—, este porcentaje se reducía al 35% ante una infección por la delta. Con la pauta vacunal completa, la eficacia no difiere ante ambas variantes y, en cualquier caso, la efectividad de las vacunas para proteger contra el riesgo de hospitalización por covid es elevado con una dosis y con dos.

Pero los expertos alertan de que no toda la población vulnerable está protegida —al 40% del grupo de 60 a 69 años le falta la segunda dosis y el 25% del colectivo de 40 a 49 todavía no ha recibido ni el primer pinchazo— y, además, las vacunas no son infalibles. “El punto preocupante es que la gente joven contagie a los mayores, aunque estén vacunados. La protección de las vacunas contra la hospitalización con la variante delta es alta, pero el sistema inmunitario de una persona de 80 años no responde igual que el de una persona de 60″, avisa Tomàs Pumarola, jefe de Microbiología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

El microbiólogo señala que en Cataluña, la comunidad con la incidencia acumulada a 14 días más elevada (557) y 2.000 casos por 100.000 habitantes entre los veinteañeros, la delta ya es predominante. El Departamento de Salud confirma, de hecho, que el 60% de los casos son a causa de esta variante. También en Madrid este linaje ya representa la mayoría de los contagios (44,3% frente al 41,6% causados por la alfa) y en la Comunidad Valenciana, su presidente, Ximo Puig, aseguró que la prevalencia de esta variante se sitúa en torno al 50%. Canarias y Baleares no han actualizado las cifras esta semana, pero la pasada, la delta ya representaba el 10% y el 25% de las infecciones, respectivamente. En Navarra, el linaje descubierto en la India ya causa alrededor del 80% de los casos.

Carmen Ezpeleta, responsable de Microbiología del Complejo Hospitalario de Navarra apunta que, del centenar de casos que analizan cada día, entre el 92% y el 95% de las variantes que encuentran son delta, aunque los datos fluctúan diariamente, matiza. “Habíamos tenido un crecimiento paulatino antes del brote de Salou [un episodio infeccioso que ha afectado a más de 700 estudiantes navarros tras un viaje de fin de curso al municipio tarraconense]. Pero tras el brote, fue una explosión”, agrega la microbióloga. También Patricia Muñoz, responsable de Microbiología e Infecciosas del Hospital Gregorio Marañón de Madrid califica el auge de la delta como “una explosión total”: “Ha comenzado hace relativamente poco y ya pudimos ver que se transmitía en la comunidad con mucha eficacia. En mi hospital, ahora, el 60% de los casos que analizamos son por la variante delta. Puede variar según la zona, pero en la Comunidad de Madrid ya se está transmitiendo en la comunidad”.

Cada autonomía, sin embargo, es un mundo y la expansión de la variante delta es muy distinta según el territorio. Por ejemplo, el País Vasco cifra su prevalencia entre el 33% y el 35% de los casos que se detectan, aunque la alfa sigue siendo predominante. En Aragón también estiman que es el 35%, aunque una portavoz de su consejería de Salud matiza que se han analizado pocas muestras (178) y el valor estadístico es relativo, pero ya indica una tendencia. Sin embargo, Extremadura y Galicia ya bajan este porcentaje de prevalencia al 11,11% y al 6,4%, respectivamente.

© Lino Rico Realización de test de coronavirus en Salvatierra (Álava) en enero.

La Rioja señala que no ha detectado la presencia de la delta, y Castilla-La Mancha refiere una presencia mínima, aunque no concreta un porcentaje exacto. La Junta de Andalucía, por su parte, señala que ha detectado “un aumento” de la presencia de esta variante entre los nuevos contagios y ya ha secuenciado más de un centenar de casos, pero el linaje alfa sigue siendo mayoritario en su territorio y, por ahora, carece de datos exactos sobre la prevalencia de la delta en la comunidad. Tampoco Murcia, Cantabria, Asturias y Castilla y León han facilitado información concreta al respecto.

Secuenciación del virus

No hay un protocolo uniforme en las comunidades para medir la expansión de las variantes en tiempo real. El Ministerio de Sanidad, por ejemplo, tira de muestreos aleatorios, aunque son muy limitados y se publican con semanas de retraso. El último informe, por ejemplo, analiza la prevalencia en la semana del 14 a 20 de junio, antes de la gran explosión de casos que se vivió tras el fin de curso y las fiestas de San Juan. “La variante delta cambia cada día y los datos de Sanidad van con muchísimo retraso. Cada viernes hay que enviarles los datos de la semana anterior, pero esas cifras ya no se ajustan a la realidad del momento”, lamenta Ezpeleta. En Navarra analizan, según la Consejería de Sanidad, todas las muestras positivas, primero a través de una PCR y después, se secuencia el genoma del virus para confirmar la variante, aunque la coincidencia entre ambos mecanismos es “muy alta”, adelanta Jesús Castilla, jefe de Sección de Vigilancia de las Enfermedades Transmisibles del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra: “En Navarra, por el tamaño, tenemos ventajas, es todo más manejable. Es un único laboratorio donde se hacen las pruebas y recopilar la información es más fácil”, agrega.

El hospital Gregorio Marañón, por su parte, hace un cribado de los positivos a través de PCR capaces de identificar las variantes y luego secuencia el virus para verificar el linaje y detectar, además, si el genoma es idéntico y las muestras, por ejemplo, pertenecen al mismo brote. En el Vall d’Hebron de Barcelona, en cambio, han optado por hacer una secuenciación de un número de muestras amplio para obtener una fotografía nítida de la circulación de las variantes. Pero aunque los métodos de los laboratorios pueden diferir, el diagnóstico, a fin de cuentas, es el mismo. “Cuando la alfa entraba en una casa, infectaba al 60% de la gente. La delta infecta al 100%. Y eso, junto a la reapertura de actividades ha favorecido el auge de casos. El resto de variantes están tranquilitas, y la alfa está cayendo en picado. La delta será dominante hasta que venga otra más fuerte que la desplace”, resuelve Pumarola.

Los expertos coinciden en que el avance de la variante delta es más rápido de lo que fue el de la alfa en su momento y, en cualquier caso, ahora mismo ya es imparable. Según el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC), la delta llegará a ocasionar el 90% de las infecciones a finales de agosto. Juan Carlos Galán, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, señala, de hecho, que la variante delta “no es la causante ni el desencadenante de la situación epidémica actual, sino un aditivo, un factor más”. Y alerta: “El problema que podemos tener es que, a medida que surjan estas nuevas variantes, que son descendientes de las que había antes, tendrán un poquito más de capacidad de escapar a los anticuerpos neutralizantes. Ahora hay una carrera entre la vacunación y el virus para escapar de ella. Cada variante es otro escalón en la capacidad de evasión de los anticuerpos y no sabemos en qué escalón estará el cataclismo que nos lleve a un fallo vacunal”

Informe de evaluación de la amenaza: Implicaciones para la UE/EEE sobre la propagación de la variante del delta del SARS-CoV-2 (B.1.617.2) que es motivo de preocupación

evaluación de riesgos

El objetivo de este informe de evaluación de la amenaza es evaluar las posibles implicaciones para la salud pública de la propagación de la variante de preocupación (COV) del Delta del SRAS-CoV-2 (B.1.617.2) para la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo (UE/EEE).

Resumen ejecutivo

Sobre la base de las pruebas disponibles, la variante de preocupación (COV) del DELTA DEL SARS-CoV-2 (B.1.617.2) es entre un 40% y un 60% más transmisible que la COV Alfa (Β.1.1.7) y puede estar asociada con un mayor riesgo de hospitalización. Además, hay pruebas de que aquellos que solo han recibido la primera dosis de un curso de vacunación de dos dosis están menos protegidos contra la infección con la variante Delta que contra otras variantes, independientemente del tipo de vacuna. Sin embargo, la vacunación completa proporciona una protección casi equivalente contra la variante Delta.

Sobre la base de la ventaja de transmisión estimada de la variante Delta y utilizando las previsiones de modelización, se prevé que el 70 % de las nuevas infecciones por SARS-CoV-2 se deban a esta variante en la UE/EEE a principios de agosto y el 90 % de las infecciones a finales de agosto.

Existe un gradiente de edad-riesgo bien documentado para el SARS-CoV-2, donde los grupos de mayor edad y las personas con comorbilidades subyacentes tienen más probabilidades de ser hospitalizados o morir debido al COVID-19. En un escenario de reducción gradual del 50% de las medidas de intervención no farmacéutica (INH) para el 1 de septiembre, se espera que la incidencia del SARS-CoV-2 aumente en todos los grupos de edad, con la mayor incidencia en los <50 años.

Los escenarios de modelización indican que cualquier relajación durante los meses de verano del rigor de las medidas no farmacopéuticas que estaban en vigor en la UE/EEE a principios de junio podría dar lugar a un aumento rápido y significativo de los casos diarios en todos los grupos de edad, con un aumento asociado de las hospitalizaciones y las muertes, alcanzando potencialmente los mismos niveles del otoño de 2020 si no se toman medidas adicionales.

evaluación de riesgos

Las pruebas acumuladas desde el primer informe de evaluación de amenazas sobre la aparición de la variante Delta del SARS-CoV-2 en la India, publicado el 11 de mayo de 2021, dieron como resultado que la variante Delta se actualizara de una variante de interés (VOI) a una VOC. También ha aumentado la evaluación del riesgo de infección para las personas no vacunadas y parcialmente vacunadas del COV Delta en la UE/EEE.

Teniendo en cuenta la muy alta probabilidad de que el CoV Delta se convierta en la variante dominante en la UE/EEE:

  • El riesgo general de infección por SARS-CoV-2 relacionado con el aumento previsto de la circulación del COV Delta para la población general se considera bajo para las subcuperficies totalmente vacunadas y de alto a muy alto para las subcuperficies parcial o no vacunadas.
  • El riesgo general de infección por SARS-CoV-2 relacionado con el aumento previsto de la circulación del COV Delta para la población vulnerable se considera bajo a moderado para las subcuperficies totalmente vacunadas y muy alto para las subcuperficies parcial o no vacunadas.

Desde la evaluación de riesgos más reciente del ECDC publicada el 10 de junio, y dado el predominio futuro previsto de la variante Delta, el riesgo ha aumentado para los países en todas las situaciones epidemiológicas. Sin la aplicación continua de las medidas del IN NPI y un mayor despliegue rápido de la vacunación completa, se pueden observar fuertes aumentos en las nuevas infecciones, hospitalizaciones y muertes.

Opciones de respuesta

La vacunación completa de todos los grupos con mayor riesgo de COVID-19 grave debe lograrse lo antes posible para reducir el riesgo de hospitalizaciones y muertes. Con el fin de lograr la máxima protección en el menor tiempo posible, se recomienda que las personas con mayor riesgo de resultados graves para el SARS-CoV-2 reciban una segunda dosis de la vacuna en el intervalo más breve posible después de la administración de la primera dosis.

La continuación del despliegue de la vacunación en los niveles actuales es crucial para mantener los niveles de incidencia en niveles manejables, y una mayor aceleración del despliegue de la vacunación, incluido el logro de niveles más altos de cobertura de vacunación, podría tener un impacto sustancial en la disminución de la incidencia, las hospitalizaciones y las muertes, especialmente en los grupos de mayor edad.

Las intervenciones no farmacéuticas deben mantenerse en un nivel suficiente para contener la transmisión comunitaria del COV Delta hasta que una mayor proporción de la población esté completamente vacunada, a fin de evitar un resurgimiento de los casos con un posible aumento de las hospitalizaciones y la mortalidad.

La vigilancia genómica de las variantes actualmente circulantes (incluidas las muestras representativas semanales de tamaño de muestra suficiente y las muestras específicas de entornos y poblaciones especiales) es de gran importancia para la detección temprana y el seguimiento de las variantes emergentes del SARS-CoV-2. Los Estados miembros que necesiten apoyo para alcanzar los objetivos de secuenciación pueden utilizar los servicios del ECDC para la secuenciación del SARS-CoV-2.