Escrivá anuncia que los nacidos entre 1950 y 1975 tendrán que bajarse la pensión o trabajar más

PENSIONES

Estos son los castigos de hasta el 30% de la pensión que impone Sánchez por jubilarse anticipadamente

Escrivá despacio trabajo
José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social.

Los nacidos entre 1950 y 1975, la generación del ‘baby boom’, tendrán una pensión inferior al resto de españoles. Así lo ha avanzado este jueves el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, en una entrevista en TVE. Según el ministro, esta generación es «más ancha» y deberá asumir «algo del esfuerzo que hay que hacer de moderación del gasto en pensiones durante un periodo concreto de tiempo».

Para ello, el titular de la Seguridad Social plantea que podrán «elegir entre varias opciones: una puede ser un pequeño ajuste en su pensión, que sería muy moderado, o alternativamente podrían trabajar un poco más».

Para Escrivá, España «no tiene un problema agudo de pensiones», sino «un problema coyuntural» para afrontar el incremento del gasto que supondrá la jubilación de esta generación, ya que después se corregirá solo.

Acuerdo este jueves

El acuerdo que este jueves sellan Gobierno y agentes sociales con el primer paquete de medidas de la reforma de las pensiones contempla la sustitución del factor de sostenibilidad por un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que estará definido en cinco meses y que comenzará a aplicarse en 2027.

El mecanismo de equidad intergeneracional sustituirá al factor de sostenibilidad de la reforma de 2013, un elemento «mal definido» porque vinculaba las pensiones «a la esperanza de vida a todos y de forma indefinida», ha explicado.

La reforma de pensiones entrará en vigor «a fin de año», ha dicho el ministro, quien ha calculado que entrará en el Congreso a principios de septiembre y «podrá estar vigente en algunos elementos centrales ya para el año que viene».

De esta forma, las pensiones ya comenzarán 2022 revalorizándose con el IPC de 2021, ha dejado claro el ministro, de forma que «los pensionistas no tendrán que estar pendientes cada año de ver qué decide en presupuestos el Gobierno de turno».