La Costa comienza la temporada turística alta a ralentí y con una previsión del 50% de ocupación

El sector lamenta este inicio del verano sin británicos, que suponen el 30% del negocio, aunque confía en que será mejor que el pasado

España, sin turistas británicos hasta finales de julio

“El sector turístico ha sido sacrificado por ministros que vigilan sus propias espaldas” 10 JUNIO, 2021
  • “Los datos muestran que hay muchos países que ya deberían estar en la lista verde del semáforo COVID”
  • “El ministro de Transportes, Grant Shapps, ha sido anulado por colegas suyos del gabinete”
  • “El semáforo COVID está muerto: los consumidores y la industria ya no confían en él”

El Gobierno del Reino Unido no tiene intención de abrir los viajes a Europa y a Estados Unidos hasta finales de julio, según apunta el experto en el mercado británico Paul Charles. Una seria advertencia que, de hecho, está en línea con los recientes mensajes lanzados por el ministerio británico de Sanidad desaconsejando viajar al extranjero y hacer staycations. Y ante la incertidumbre generada, miles de británicos con reservas para este verano las están pasando a 2022.

Según expone Paul Charles, “los datos muestran claramente que hay muchos países seguros que ya deberían estar en la lista verde del semáforo COVID” y cita el caso de Portugal o la isla de Malta.

Sin embargo, la apuesta por posponer la reapertura de los viajes internacionales hasta finales de julio es en realidad “una decisión muy política, que no se basa en absoluto en datos”.

Batalla entre ministros

Lo que ha ocurrido, indica este experto, es que “los ministros se han alineado para proteger sus carreras futuras y beneficiarse potencialmente de una próxima reorganización del gabinete. Y eso significa sacrificar la apertura de los viajes al extranjero. Ahora, miles de puestos de trabajo están en riesgo, al igual que algunas aerolíneas y empresas de viajes, porque los meses de junio y julio se habrán perdido en términos de viajes”.

Y es que según el análisis de Paul Charles, en el consejo de ministros se ha producido una batalla interna en la cual el ministro de Transportes, Grant Shapps (que estaba a favor de abrir los viajes antes) “ha sido anulado” por el ministro de Salud Matt Hancock y la ministra de Interior, Priti Patel.

  • El Gobierno británico insta a la población a quedarse en casa de vacaciones

“Animados por las encuestas de opinión, ahora todos se han unido para centrarse en reabrir el Reino Unido a mediados de julio, una vez que el programa de vacunación haya llegado a los jóvenes de 18 años o más, y en erradicar la variante Delta que se originó en India”.

En suma, una vez que el Reino Unido se haya abierto casi por completo, poniendo fin a las restricciones internas, “los viajes al extranjero volverán a estar en la agenda”, cosa que sucedería “hacia finales de julio”.

Sin embargo, Paul Charles considera que el gobierno británico ha cometido un “grave error” al no permitir viajar a 20 millones de personas del Reino Unido que ya han recibido la pauta completa de vacunación, lo que habría salvado miles de puestos de trabajo, tanto en el sector de viajes emisor (agencias de viajes, turoperadores, aerolíneas) como en el receptivo (hoteles del Reino Unido, restaurantes, etc).

  • Británicos con reservas para julio y agosto las pasan a 2022
Llegada de pasajeros en el aeropuerto de Heathrow Londres.

El semáforo COVID, desacreditado

¿Y qué pasará con el semáforo COVID ideado por el gobierno británico para regular los viajes al extranjero? Paul Charles advierte que este sistema ha quedado completamente desacreditado ante los consumidores, es impredecible y ya no infunde confianza.

  • Semáforo Covid: las aerolíneas británicas protestan por la falta de aviso

El artículo completo de Paul Charles puede leerse en el siguiente enlace a su blog:

  • Travel has been sacrificed by Ministers watching their backs

En el siguiente vídeo también podemos ver una entrevista a Paul Charles en la cadena de televisión Sky News donde apunta que “el semáforo COVID está muerto: los consumidores y la industria no confían en este sistema y los ministros están divididos sobre él”.