Otra victoria de Ayuso: la Audiencia da la razón a Madrid frente a las medidas anticovid de Sánchez

COMUNIDAD DE MADRID

La Audiencia Nacional resolverá si Madrid debe aplicar las restricciones anticovid de Sánchez

Madrid medidas
Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez.
 
 

La Audiencia Nacional ha concedido a la Comunidad de Madrid las medidas cautelosísimas que ha solicitado este lunes contra la orden del Ministerio de Sanidad que le obligaba a aplicar las medidas anticovid acordadas, sin unanimidad de las comunidades autónomas, en el seno del Consejo Interterritorial de Salud.

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha presentado este lunes un recurso ante la Audiencia Nacional contra la citada orden por considerar que es una «invasión de competencias» y una «afrenta a la seguridad jurídica» y solicitaba esas medidas cautelarísimas que, escasas horas después de la interposición del recurso, le han sido concedidas.

La Audiencia Nacional ha resuelto que «el riesgo de generar incertidumbre y de menoscabo (que pudiera ser grave) por la decisión de imponer restricciones distintas a las ya existentes, aconseja que se adopte la medida de suspensión».

De esta forma, la Comunidad de Madrid cuenta con el aval judicial para no aplicar de momento esas restricciones, aprobadas con el voto en contra, tanto de Madrid como de País Vasco, Cataluña, Galicia, Andalucía y Murcia, hasta que la Audiencia Nacional se pronuncie sobre el fondo de la cuestión.

Madrid tendría que cerrar el interior de bares y restaurantes, reducir el número de comensales en terrazas, cerrar de forma perimetral sus fronteras, prohibir el ocio nocturno o recomendar a los madrileños no salir de casa si siguiera las restricciones impuestas por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Unas medidas que hacían a Madrid retroceder a restricciones que no tuvo ni con el estado de alarma, también impuesto por Sánchez, hasta el pasado 9 de mayo, y que, desde el primer momento, la presidenta Ayuso se ha negado a aplicar.

Este lunes, informaba en redes sociales de la interposición del recurso y advertía al Gobierno que «para seguir arruinando a los españoles» no cuenten con ella.

 

Nueva victoria 

De esta forma, los tribunales vuelven una vez más a dar la razón a Isabel Díaz Ayuso frente a Pedro Sánchez como ocurrió en octubre del año pasado cuando el entonces Ministro de Sanidad, Salvador Illa, quiso imponer a Madrid el cierre perimetral.

En esa ocasión, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), dio la razón a la Comunidad de Madrid y resolvió que el Gobierno no podía obligar a Madrid a limitar la movilidad de los ciudadanos.

Tras ese varapalo judicial, Sánchez decretó el estado de alarma únicamente sobre Madrid para evitar que los madrileños se trasladaran fuera de la región durante el puente del Pilar lo que supuso después una subida de los contagios en la comunidad.

COMUNIDAD DE MADRID

Este es el verano que le esperaría a Madrid si Ayuso acatara las restricciones anticovid de Sánchez

Audiencia Nacional
Audiencia Nacional
 
 

La Comunidad de Madrid ha interpuesto un recurso contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional contra las restricciones que quiere imponer el Gobierno de Pedro Sánchez.

Según han informado fuentes de Sol, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha recurrido tanto el acuerdo del Consejo Interterritorial de Salud sobre la Declaración de Actuaciones Coordinadas frente a la Covid-19 del 2 de junio como la  orden comunicada de la Ministra de Sanidad del 4 de junio mediante la que se aprueba dicha declaración.

El Gobierno madrileño ha solicitado medida cautelosísima inaudita parte, es decir que el tribunal deberá resolver sin escuchar a la otra parte en el plazo de dos días, y, subsidiariamente, medida cautelar contra dichos acuerdos.

Desde la Puerta del Sol esgrimen que las medidas que quiere obligar a imponer Sánchez en Madrid suponen una «invasión de competencias» y una «clara afrenta a la seguridad jurídica».

En este sentido, el recurso recuerda que la Comunidad de Madrid ostenta la competencia para la adopción de medidas especiales en materia de Salud Pública y subraya que es «evidente» que esta competencia se viene utilizando «pues tras la finalización de la prórroga del estado de alarma se dictó la Orden 572/2021, de 7 de mayo, de la Consejería de Sanidad».

Para Ayuso no se puede sumir al ciudadano «en un régimen de medidas voluble, impuesto sorpresivamente sin razón alguna , sustituyendo de un día para otro la regulación existente».

Además, el recurso pone de manifiesto que «la  Declaración de Actuaciones Coordinadas, que da entero fundamento a la Orden de la Ministra, se encuentra viciada ante el hecho incuestionable de no haber sido adoptada por consenso en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud».

Tanto la Comunidad de Madrid como País Vasco, Cataluña, Galicia, Andalucía y Murcia, votaron en contra de esas medidas que obligarían ahora mismo a Madrid a cerrar el interior de bares y restaurantes, a prohibir la apertura del ocio nocturno y a reducir el número de comensales en las mesas de las terrazas.

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Sánchez quiere imponer a Ayuso más restricciones que las que tenía cuando levantó el estado de alarma

Madrid y otras 5 comunidades rechazan las nuevas medidas anticovid del Gobierno para el ocio y los bares

nuevas restricciones Madrid
Terraza de Madrid.
 
 

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ya ha adelantado que no acatará las nuevas restricciones que pretende imponer en Madrid el Gobierno de Pedro Sánchez casi un mes después de abandonar a su suerte a las comunidades autónomas con el final del Estado de Alarma.

Sin embargo, el Ejecutivo central insiste en que se trata de medidas de obligado cumplimiento, a pesar de haber sido tomadas en el seno del Consejo Interterritorial de Salud cuyas decisiones no son vinculantes. Ese es, precisamente, el argumento que esgrime Madrid para no aplicar estas medidas, que va a recurrir.

Así las cosas, finalmente será la Justicia la que tenga que dirimir si la Comunidad de Madrid debe o no implantar esas restricciones. Si finalmente así fuera, el panorama que reinaría en Madrid sería muy diferente al actual. 

De acuerdo con el documento aprobado este miércoles -con la negativa de Ayuso y otras 5 CCAA-, Madrid se encuentra en el nivel 3 de alerta por la incidencia de Covid-19 en la región.

En ese escenario estas son las medidas que estarían vigentes en la comunidad:

Movilidad

El documento «Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19» establece que, en el nivel 3 de alerta, se deben limitar las entradas y salidas del área territorial excepto para actividades esenciales. Es decir, se impone el conocido como cierre perimetral de la región.

Además, el documento recomienda no salir del domicilio y evitar los espacios cerrados en los que se desarrollan actividades incompatibles
con el uso de mascarillas y concurren muchas personas.

Hostelería y ocio

Respecto a la hostelería, de aplicar las medidas que quiere Sánchez, Madrid se vería obligada a cerrar el interior de bares y restaurantes, así como de  salas de bingo, casinos, salones recreativos y de juegos y locales específicos de apuestas, y tendría prohibido permitir la apertura del ocio nocturno. 

Además, hasta que no estuviera el 70% de la población y todos los mayores de 50 años completamente inmunizados, no podría abrir los establecimientos hasta más tarde de la una de la madrugada.

Actualmente, el Ejecutivo autonómico permite hasta ocho comensales en mesas en exteriores de establecimientos de hostelería pero con las restricciones de Sánchez habría que volver a un máximo de seis personas por mesa y con un aforo del 75%.

Por otra parte, los gimnasios deberían permanecer cerrados y los lugares de culto sólo podrían tener un tercio del aforo.

Exámenes y trabajo

La EvAU (antigua Selectividad) no podrían celebrarse de forma presencial la semana que viene como está previsto y tendría que suspenderse dejando en vilo el futuro universitario de miles de estudiantes.

Los Congresos de trabajo deberían ser enteramente telemáticos y se recomienda seguir fomentando el teletrabajo y no reunirse con los compañeros para comer o beber, ni siquiera guardando la correspondiente distancia de seguridad.