El coronavirus retrotrae al turismo de la Costa del Sol a cifras de 1980

El balance del año pone contexto a la peor crisis que ha vivido el sector, con una caída de viajeros del 75% y unas pérdidas para la economía de la provincia de 10.351,9 millones de euros

Luis Callejón, Francisco Salado y Margarita del Cid, esta mañana. /Salvador Salas

Uno se frota los ojos y se pregunta si esto es verdad. La crisis del coronavirus ha provocado que el turismo de la Costa del Sol se haya estrellado en el 2020 en una magnitud inimaginable. Este viernes, con viento y lluvia como telón de fondo, en cliché de ironía, se ha hecho balance de lo que han sido los últimos doce meses para el sector en la Costa del Sol. El presidente de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, ha puesto números a un drama que se intuía, pero que resulta aún más crudo y descarnado cuando empieza a calar la cascada de cifras desalentadoras. La seriedad en los rostros, entre ellos, el del presidente de Aehcos, Luis Callejón, una lógica consecuencia. «Esta crisis ha llevado a la Costa del Sol a cuatro décadas atrás», ha resumido Salado, basándose para esta afirmación en una caída de viajeros del 75% con respecto al 2019 y de unas pérdidas económicas que ascienden a los 10.351,9 millones de euros.

La pandemia ha provocado que 2020 se haya convertido en el peor año turístico de la provincia de Málaga. Los contrastes con el ejercicio anterior son estratosféricos. En 2019, llegaron a la Costa del Sol unos 13 millones de turistas. En 2020, apenas han sido 3,7 millones. «Es el peor año de la historia, no debemos poner paños calientes», ha dicho Salado, con la esperanza de que esta crisis sea coyuntural, que se pueda levantar el vuelo desde el momento en el que mejore la situación sanitaria. La apuesta, así lo ratificado, se concentra ahora mismo en que la vacuna contra el Covid-19 sea un éxito.

El año 2021 empieza, por ahora, como ha acabado el 2020: cargado de incertidumbre. La única certeza que se ha podido vender hoy es la contracción de los principales mercados emisores. Es decir, aquellos países que suelen nutrir de turistas a los establecimientos de la Costa del Sol. En 2020 se han perdido 2,2 millones de viajeros del Reino Unido, 562.296 (-75,6%) de turistas alemanes y 407.376 (-71,2) viajeros procedentes de Francia. La caída aplica a todos los países. Sin excepciones, confirmando el escenario de una crisis global. El turismo nacional también se ha desplomado en un 60%, con 814.000 llegadas menos que en 2019.

El brusco descenso de las llegadas de pasajeros se traslada a las principales infraestructuras y medios de transporte. El descenso del número de viajeros en avión es del 74,1%. Aquí se contabilizan un total de 2.411.766 llegadas menos que en el 2019, sin incluir aún el mes de diciembre. Las llegadas en AVE han bajado el 61,1%. En los cruceros, el descenso es de 89,3%.

Ante esta ruina constatada, Salado ha asegurado que en Turismo Costa del Sol ya se está trabajando para que el 2021 «sea el año del inicio de la recuperación». Para ello ya se está trabajando de puertas para dentro con un principal objetivo: colocar a Málaga en el mapa como un destino seguro. Este sería ahora mismo el valor que más alto cotiza. Por otra parte, ha insistido al Gobierno central que aumente los controles en los aeropuertos y ha vuelto a incidir en la necesidad de crear «correderos seguros» para que la Costa del Sol gane en competitividad como destino.

En relación al empleo, los datos ofrecidos hablan de que 17.605 personas que estaban ocupadas en el sector ya han perdido su trabajo a lo largo de 2020. En este punto, Salado ha recordado que hay, en estos momentos, 35.000 trabajadores que siguen en ERTE, por lo que el apartado del empleo «hay que cogerlo con pinzas». «Si la situación no mejora, estos ERTEs se pueden convertir en ERE», ha advertido.

Callejón, que ha asegurado que el 2020 «ha sido un año para olvidar y para aprender», ha señalado la situación dramática en la que se encuentran las empresas del sector. El 80% de la planta hotelera de la Costa del Sol permanece cerrada. Callejón ha pedido al Gobierno central que prorrogue los ERTE hasta finales de año y habilite el marco para las exoneraciones fiscales. «No vamos a poder hacer frente a los pagos que se nos solicitan», ha manifestado después de un año de ingresos, prácticamente, inexistentes.

De entrada, Callejón ya da por perdido también este 2021 y ha fijado que todos los esfuerzos deben centrarse ahora mismo en «salvar empresas». «Nos recuperaremos, pero no sabemos cuándo», ha concluido.

Hasta llegar a cifras similares a las del 2019, ha asegurado, «van a pasar no décadas, pero sí muchos años». Entre las estimaciones más positivas, siempre que la pandemia remita en los próximos meses, Callejón ha asegurado que los hoteles de la Costa del Sol que ahora mismo están cerrados no piensan abrir antes del mes de junio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *