Según las encuestas de SinCity: Podemos se comerá un mojón

Los ‘camaradas’ comunistas de Iglesias en la Facultad: «Podemos es el basurero de la izquierda»

 

Podemos desata críticas furibundas entre los compañeros de Facultad de Pablo Iglesias. En un coloquio de tres pensadores comunistas ex miembros del PCE han cargado contra el líder morado por «ser casta», «supeditar su interés personal de tener un chalet de Galapagar al proyecto colectivo» o «por colocar a su pareja, Irene Montero, en un Ministerio sin que haya demostrado méritos para ese cargo».

Se trata de un diálogo a tres bandas con Jon Illescas, ex dirigente de IU hasta el pasado octubre, Santiago Armesilla, profesor universitario y escritor, y Roberto Vaquero, fundador de la formación comunista Frente Obrero. Un doctor en Sociología y licenciado en Bellas Artes, un doctor en Economía y politólogo y un geógrafo e historiador, respectivamente. Todos ellos estudiaron en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid en el Campus de Somosaguas y coincidieron con Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y, entre otros, Íñigo Errejón. Iban a participar más figuras destacadas vinculadas en el pasado con Podemos pero, a última hora, ante diferentes presiones, optaron por no asistir a la cita.

En primer lugar, a la hora de definir el proyecto de Podemos como partido político los tres lanzas sus críticas sin piedad. «Es el basurero de la historia de formaciones que fracasaron en los años 70, 80 y 90. Podemos es una agencia de colocación de gente que no consiguió en la universidad medrar y usó corruptelas delictivas para ocupar un puestito en ONG, en entidades sociales y en parlamentos», dispara Armesilla.

«Pequeño burgués»

«Usan un lenguaje radical pero tras él se esconde el pequeño burgués que quiere hacerse un hueco para luego medrar. Esto define al engendro de Gobierno de coalición que tenemos «, agrega. Este pensador sostiene que Podemos «es un subproducto del PSOE». Apunta que han permitido gobernar al PSOE que estaba en su peor momento.

Armesilla acuña el término de «izquierda indefinida» para definir al partido morado. «Se defienen por cuestiones simbólicas y no por un proyecto político. Podemos caracterizar tres familias: los extravagantes (gente que viene de movimientos sociales y ONG), los divagantes (intelectuales y artistas, que escriben manifiestos que no sirven para nada) y los fundamentalistas (que no buscan en absoluto una forma de estado alternativa)», desarrolla.

«Son casta»

Por su parte, Illescas denuncia que su antiguo partido político «aplica un radicalismo de palabra para, al final, llegar al mismo sitio del PSOE, han pasado del discurso de los de abajo contra los de arriba pero ahora son casta». Este profesor señala que IU y Podemos «están adquiriendo una posición oportunista, reformista, de pequeños burgueses».

En este sentido, critican «el adanismo político» que impera en Podemos. «Si eres mujer mejor, si eres mujer y joven aún mejor y si eres, además, racializada todavía mucho mejor», expresa Illescas. «Por eso IU eligió a Alberto Garzón, porque podía competir en juventud con Iglesias, pero al final está enterrando al PCE», apostilla, para zanjar: «Podemos tiene todo lo malo de IU y nada de lo bueno».

Alberto Garzón
Alberto Garzón y Pablo Iglesias. (Foto: EP)

Los ponentes coinciden en que Podemos se ha convertido en un proyecto «personalista». Señalan que PIT o Pablo Manuel, tal como llaman a Iglesias para diferenciarle del fundador del PSOE, estaba inspirado por las ideas del FRAP, donde militó su padre, pero ha traicionado esos principios y ha convertido a Podemos en «una empresa que funciona desde un chalet en Galapagar».

Compra en Galapagar

La compra de esa vivienda en la sierra madrileña es un gran error para los tres intervinientes. «No es criticar la compra de un chalet, cada uno con su dinero hace lo que quiere. Es criticar que dijo que nunca iba a salir de Vallecas, pero ahora hipoteca su proyecto político a mantener ese chalet», censura Armesilla.

«Fue un error, muy contraproducente. Los jubilados que hay en su puerta molestando, en Vallecas o en otro lugar no estarían. Esa hipoteca ha tenido un coste electoral y en la militancia. Íñigo Errejón, los Anticapitalistas y otra gente han intentado comérsele desde abajo con esto. Si tienes un discurso lo lógico es llevarlo hasta el final, si no es incoherente», relata Vaquero.

«Es una absoluta incoherencia, todos sabían que era negativo y él sigió adelante por sus intereses. Sabía que era un símbolo en la izquierda. Quizá pensaba que los medios no iban a saltar, pero lo destapó OKDIARIO», afirma Illescas, que recuerda que Iglesias justificó la operación por «una herencia y por la confianza de que iba a seguir mucho tiempo en política». «A partir de ese momento perdió mi confianza», confiesa.

Enchufes

Otro punto clave en la razonada crítica al partido morado de más de tres horas es el nepotismo. No obstante, reconocen que no les extraña esta práctica. «Es algo que lleva haciendo desde la Facultad de Somosaguas. Necesita gente que le deba favores. parejas, amigos, profesores, becarios, ¿qué méritos tiene Irene Montero?», lanza Armesilla.

Pablo Iglesias junto a su pareja Irene Montero. (Foto: Podemos)
Pablo Iglesias junto a su pareja Irene Montero. (Foto: Podemos)

«Precisamente en Podemos se pelean por eso: por puestos y dinero. No tienen ideología. El padre de Ramón Espinar (PSOE) le facilitó un piso aunque era de otro partido. Iglesias tenía absolutamente calculado, según los escaños que conseguía, cuántos liberados podía tener», comenta Illescas.

Sobre este tema se preguntan: «¿Qué diría la izquierda si Pablo Casado o Pedro Sánchez tuvieran a su mujer como segunda?… sería terrible pero nadie dice una palabra». Además, cuando PIT estaba con Tania Sánchez también paó. Dejó de ser su pareja y quedó apartada. Ahora me dirán que soy machista, fascista… pero es una realidad», afirma.

Por su parte, Vaquero aclara: «Si alguien tiene capacidades demostradas puede coincidir que su pareja sea el jefe. Pero, ¿qué capacidad demostrada tiene Montero? No la tiene».

Por otro lado, valoran la gestión de Gobierno. Apuntan que el año de Iglesias en el poder no se puede desvincular del Covid-19. En este punto, Armesilla zanja: «Iglesias es el responsable de las residencias. Ha permitido una matanza de pensionistas lamentable. Es algo irresponsable y criminal».

«Egoístas e individualistas»

«Creen que son revolucionarios pero, en realidad, son reaccionarios, egoístas e individualistas. No tienen fuerza militante. Sus bases no van a las manifestaciones. Su compromiso se limita a votar por internet, son vagos intelectualmente, no trabajan reflexiones de peso», lamenta Vaquero. «Sin tener una teoría revolucionaria no hay revolución, y no la han tenido nunca. Tampoco al revés, sin práctica de la teoría no hay revolución. En Podemos ni se sacrifician, no hay ningún compromiso», indican.

En este punto, consideran que Podemos está permitiendo que la juventud de izquierdas esté «alienada». «Ser un fumenta es la antítesis de lo que debe ser un comunista, debe ser la mejor versión como hombre o mujer. Podemos no tiene militantes, tienen socios con carnet. No hay camadería, ni autocrítica, ni nada», finalizan.