La vacuna no evitará la llegada de la tercera ola, que se espera para Reyes


Un sanitario recibe la primera dosis de la vacuna en la residencia El Zapillo de Almería – EFE / Vídeo: Las comunidades se enfrentan a la Nochevieja con los contagios al alza – Atlas

Los expertos dan por hecho el golpe, que se solapará a la segunda oleada, mientras la inmunidad es un horizonte aún lejano

Coronavirus España | Sigue en directo las últimas noticias

El inicio de la vacunación no evitará la tercera oleada de coronavirus en España. El propio ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya daba por hecho estos días atrás el comienzo de una nueva ola y confiaba en minimizarla. A estas alturas, coinciden los expertos consultados, ya poco se puede hacer, pues el repunte de contagios que se viene observando desde hace unas semanas -ayer hubo 16.716 casos y 247 fallecidos-, sumado a las fiestas navideñas, nos llevan a una tendencia al alza que apunta que se consolidará para Reyes, incluso sin haber llegado a superar por completo la segunda ola.

Hasta hace unas semanas, la previsión era que tras la Navidad hubiera un aumento de casos, pero los profesionales sanitarios confiaban en que el repunte no fuera tanto como para poder considerarse una nueva oleada. Tras el Puente de la Constitución y la Navidad, lo tienen claro. «En enero vamos a tener un drama tanto a nivel de fallecimientos como a nivel de empleo, porque cada ola conlleva restricciones. El mensaje no está siendo todo lo contundente que debería ser», lamenta María José Campillo, médico de Familia y responsable de finanzas de la Confederación Estatal Sindicatos Médicos (CESM). Ese momento, dice, llegará en Reyes, tras la movilidad y reuniones sociales que se están dando durante las fiestas.

 

A partir de junio

Y la vacuna no llega a tiempo para impedirlo. «Las vacunas que hay ahora son muy escasas, no llegan a todos, sino a una parte pequeña de la población. Para que el virus desaparezca de nuestras vidas todavía nos queda», asegura la doctora Campillo. Para que esta sea efectiva, coincide Fernando González Candelas, catedrático de Genética de la Universidad de Valencia e investigador de la Fundación Fisabio, tendría que vacunarse al 70% de la población, algo que «tardará meses». Pero a su juicio, y aunque no va a servir para frenar la tercera ola entre la población general, sí puede contribuir a evitarla -o al menos conseguir que el virus no sea letal- en las residencias en las que ya se está vacunando a los ancianos.

Las previsiones del Ministerio de Sanidad barajan tres etapas de vacunación: la primera fase, que comenzó el pasado domingo y prevé cuatro grupos de población; la segunda, prevista para marzo y la tercera, a partir de junio. Con estos plazos, no será hasta finales de verano cuando se pueda empezar a hablar de una inmunidad de rebaño. Aunque no será total, asegura Estanislao Nistal, virólogo y profesor de Microbiología de la Universidad CEU San Pablo. «La inmunidad total no se busca todavía con esta vacuna. Para llegar a eso seguramente nos hagan falta mejores vacunas. Los datos publicados hasta el momento lo que demuestran son una inmunidad protectiva», expone, que se empieza a dar aproximadamente a los diez días después de haber recibido la segunda dosis.

Lo que pretenden las vacunas contra el Covid-19 que se están administrando actualmente, explica Carolina Hurtado, responsable de la Unidad docente de Inmunología de la Universidad CEU San Pablo, es que el virus sea mucho menos grave en aquellas personas que lo contraigan. «De esa manera, hay menos riesgo de ingresos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y de muertes», remarca. No por ello, aclara, deja de ser una buena noticia que la población empiece a recibir las dosis, pues cree que a finales de verano, cuando ese 70% de la población esté vacunado, se podrá empezar a aligerar las restricciones con las que ahora convivimos. «Las vacunas son muy necesarias. La primera enfermedad que se erradicó en el mundo se consiguió parar con una vacuna», dice.

Confinamientos

Pero hasta que haya dosis para toda la población, coinciden los especialistas, las restricciones tienen que seguir estando presentes, igual que la responsabilidad social. «La transmisión del virus sigue, no podemos bajar la guardia todavía. Todas las medidas de confinamiento pueden volverse a dar», asegura el doctor Nistal.

Precisamente, el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, abogó ayer por un breve «confinamiento intenso y total» durante el mes de enero para evitar que la tercera ola del virus vuelva a desbordar el sistema hospitalario. «Podemos estar ante la situación más compleja desde el principio de la pandemia», dijo en la Cadena Ser. En la misma línea se pronunció la presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Valencia, Mercedes Hurtado, que afirmó que debería haber «un confinamiento total» de la Comunidad Valenciana para evitar que la evolución de la pandemia vaya a peor. «Si no se cumplen las normas y la gente celebra alegremente las navidades como otras cualquiera, esto va a pasar factura en la cuesta de enero», sentenció.

De momento, alguna comunidad autónoma ya estudia la posibilidad de ser más contundente. La consejera de Salud del Gobierno balear, la socialista Patricia Gómez, señaló ayer que «una de las medidas que están sobre la mesa» para detener el actual avance del coronavirus es poner en marcha nuevos cierres perimetrales, tanto en zonas concretas como en municipios o incluso en alguna isla, como se hizo ya puntualmente en septiembre, octubre y noviembre. Sin embargo indicó que de momento no tienen en mente solicitar al Gobierno central la autorización para confinar todo el Archipiélago, informa Josep Maria Aguiló.

Con todo, la llegada de la tercera ola es ya una realidad. Lo que hay que evitar, insisten los expertos, es que sea tan dura como las dos que la han precedido. «Damos por hecho que es inevitable y que la Navidad es un escenario para que se nos adelante mucho. Nos va a llegar. Y no estamos para tomarnos licencias de ningún tipo. Lo que tenemos que evitar es que nos llegue con la intensidad de esta segunda ola», sentencia Serafín Romero, presidente de la Organización Médica Colegial.