Marlaska empieza a dispersar a los inmigrantes por Canarias para evitar las fotos del hacinamiento en Arguineguín

Cuatro de la tarde, Puerto de Arguineguín. Un autobús blanco asoma por la entrada del aparcamiento. Va vacío. A pocos metros, en el suelo, 24 inmigrantes ilegales menores de edad esperan sentados su salida del muelle en el que han permanecido desde su llegada a España en cayuco. Forman parte de las 334 personas que este viernes han sido derivadas desde estas instalaciones portuarias hasta hoteles resort de cuatro estrellas en el sur de Gran Canaria. El Ministerio del Interior, por orden de Fernando Grande-Marlaska, ha intensificado el vaciado de inmigrantes hacinados en el muelle para evitar las fotos que dan la vuelta al mundo y que preocupan a Moncloa por la imagen que ofrecen.

Marlaska, que quería tener a todos los inmigrantes fuera este viernes, ante la visita de dos ministros, se ha visto obligado a ralentizar sus planes debido al gran número de personas que permanecían en el muelle y la falta de espacios donde derivarlos. Sin embargo, la contratación de más hoteles y la adecuación de algunos espacios, como el campamento de Barranco Seco, ya al 100% de su capacidad, han permitido este viernes acelerar el proceso de derivación de los inmigrantes desde Arguineguín hasta otros puntos de la isla y, así, minimizar la crisis migratoria que viven las Canarias. En lo que llevamos de año han llegado ya más de 19.000 inmigrantes irregulares que, por culpa de la pandemia, no pueden ser deportados a sus países de origen.

La operación, hoy, se ha repetido hasta en seis ocasiones. Una por la mañana y cinco por la tarde. El Gobierno no quiere salidas muy numerosas de inmigrantes por temor a que se puedan producir incidentes. De hecho, este viernes, durante la rueda de prensa de presentación del ‘Plan Canarias’, la secretaria de Estado de Migraciones, Hanna Jalloul, ha recalcado que no realizarían derivaciones masivas. Todas las salidas se hacen de forma gradual en grupos, de cómo máximo cincuenta personas, que se distribuyen por los diferentes hoteles del sur de la isla que ha contratado el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Ya son más de 5.600 los inmigrantes alojados en estos hoteles con un coste de casi 300.000 euros diarios para los españoles.

Segregación por sexos

La salida de los inmigrantes del muelle de Arguineguín se realiza segregando por sexos. Para evitar posibles incidentes, como los que han denunciado en las últimas horas algunos voluntarios que trabajan en el puerto, el Ministerio del Interior ha decidido separar a los hombres, de las mujeres y los niños. Así pues, cada autobús que traslada a un grupo al hotel asignado, está lleno sólo de personas de su mismo sexo.