La policía política social-comunista nos vigila y no es broma

Ana Oramas quiso sumarse a la moda de dar leña a Vox para ganar votos. Zurrarle a Vox vende.

  Y de paso bailarle un poquito el agua a Pedro el Grande siempre puede reportar alguna ventajita.

Pero qué poco tiempo ha tardado la puta realidad en plantarle los pies en el suelo a esta señora.

La individua, que siempre me cayó simpatiquilla, me da exactamente igual.

Lo que me importa es que los españoles aprendan de tanta mentira y tanta demagogia del arco político.

Que escuchen a todos nuestros dirigentes en primera persona. Especialmente que escuchen a los de Vox para que no juzguen por los embustes otros les cuentan: prensa, televisión.

Ya basta de engaños. Vox viene avisando de este problema y de otros.

Escuchemos sus avisos.

A mi amiga Iluminada, por escribir ese comentario sobre Oromas, le han restringido 3 días.
Víctor Cabrera

 que asco. Como se ve que está neoizquierda pseudolibertaria no tiene puta idea de lo que es vivir sin libertad. Como nosotros sí que lo sabemos nunca nos vamos a rendir frente a su intransigencia y totalitarismo comunista.

 
Q tonta…madre mía….y es q nos llaman racistas los cabrones