Madrid mejora a Londres, Berlín, París y Roma y ya es la gran capital europea con menor riesgo de contagio

 

Los contagios repuntaron y las altas se desaceleraron en Madrid durante el cierre impuesto por Sánchez

 
Madrid
Gráfico de capitales europeas y su incidencia acumulada del coronavirus, con Madrid en el puesto más bajo.
 
 

La mejoría de la situación epidemiológica de Madrid ya coloca a la Comunidad en una posición privilegiada entre las principales capitales europeas. Desde esta semana, la incidencia acumulada -que representa el riesgo de contagio- de Madrid ya es menor que la de Londres, Berlín, Roma, París o Bruselas. A finales de septiembre prácticamente doblaba en contagios a la capital gala y a la belga, las dos más afectadas actualmente.

La bajada de los contagios en Madrid también tiene una dimensión internacional que, sin duda, afecta a la imagen de la capital de España. En este caso, positivamente. El pasado 12 de noviembre, las estadísticas del departamento de Transparencia de la Comunidad de Madrid actualizaron su informe periódico de Situación global del Covid-19 en el que se compara el riesgo de contagio de la capital con las de otras grandes metrópolis europeas. El pasado agosto, cuando los contagios se dispararon en España, Madrid se convirtió en la capital europea con mayor incidencia acumulada.

Ahora, Madrid registra una incidencia acumulada a 7 días de 152,7 casos por cada 100.000 habitantes. Le sigue Londres, con 157 casos, Berlín con 172,8, Bruselas con 290, Roma con 302,3 y París (el área metropolitana de Île de France) con 357,3.

Madrid alcanzó su pico de incidencia a finales de septiembre, y a principios de octubre fue adelantada por Bruselas y una semana más tarde por París. La curva descendente continuó durante todo el mes para la capital española. La pasada semana aún le superaba Londres. Pero esta semana ya se ha convertido en la ciudad que mejor posición ocupa frente al riesgo de infección por coronavirus.

Medidas «quirúrgicas»

La estrategia del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso para combatir el coronavirus en la Comunidad de Madrid viene reflejando desde hace semanas su efectividad. De hecho, este mismo viernes está previsto que el Gobierno regional levante las restricciones de movilidad a buena parte de las zonas afectadas por esos confinamientos perimetrales.

Comprobando los datos que aporta el mapa de situación que elabora todas las semanas la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad, a día de hoy en la capital tan sólo hay una zona sanitaria básica (la de Guzmán el Bueno) que supera los 500 casos por cada 1.000 habitantes. A finales de septiembre eran casi 50 las zonas que estaban por encima de los 1.000 casos.

Madrid aplicó estas medidas como alternativa a los cierres de hostelería y comercio por los que optaron otras comunidades autónomas, como Cataluña, Asturias o Navarra. Y el tiempo ha terminado por darle la razón a la Comunidad. Incluso el que fuese experto de cabecera para la pandemia de la Generalitat de Cataluña, el epidemiólogo Oriol Mitjà, ha destacado los avances y la gestión del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Según Mitjà, la apuesta por el testeo masivo con pruebas de antígenos -Madrid fue pionera en su uso- en aquellas zonas más afectadas por los contagios ha dado «buenos resultados sin tener que cerrar la economía».

Mejoría rota por el confinamiento

Por otra parte, tal y como se puede comprobar en base a los datos estadísticos de la Comunidad de Madrid, las medidas de confinamiento y estado de alarma impuestas por el Gobierno de Pedro Sánchez restaron eficacia al modelo que hasta entonces había aplicado Madrid.

 

Madrid contagios
Evolución de contagios en Madrid.

 

El confinamiento decretado por Moncloa rompió una tendencia a la baja en contagios que se venía registrando desde cuatro semanas antes: la segunda semana del confinamiento, en la que se agudizaron los efectos del cierre, los contagios crecieron un 2,7%. Una vez se levantó el confinamiento del Gobierno, la bajada de contagios volvió a acelerarse.

Situación parecida se dio respecto a las nuevas hospitalizaciones, que acumulaban 3 semanas a ritmo de fuerte descenso y en la semana del 16 al 22 de octubre se frenó, recuperando de nuevo el ritmo anterior una vez levantado el estado de alarma.