A Irene Montero le da igual que Iglesias sea machista: “Yo me meto en la cama con quien me da la gana”

Irene Montero ha rebajado este martes a mínimos el nivel del debate parlamentario.

En un intercambio muy bronco con la senadora del PP Adelaida Pedrosa la ministra de Igualdad ha llegado a valorar así que su pareja, el vicepresidente segundo Pablo Iglesias, esté señalado por un agravante de género en el caso Dina-Iglesias:

 «Señora senadora, yo me meto en la cama con quien me da la gana».

 Una reacción inédita después de que la senadora ‘popular’ le preguntase si no siente vergüenza de «compartir su vida con un machista».

La aseveración de Montero ha agitado las bancadas y ha elevado el voltaje de la sesión en el Senado.

«Se lo digo con esta claridad porque yo puedo permitírmelo.

Pero hay millones de personas en este  país que por su orientación sexual y ser mujeres y sus legislaciones y sus actitudes discriminatorias han tenido que ver frustrados sus proyectos personales porque son ustedes unos intolerantes», ha dicho la dirigente podemita, dirigiéndose a la bancada del PP.

«Más quisieran ustedes que poder decirles ustedes a las mujeres y a las personas que con quién tienen que acostarse», ha añadido.

«Hemos hecho mucho más por el feminismo y las mujeres que usted, que todavía no ha demostrado nada», ha rebatido por su parte la senadora ‘popular’.

«Machismo salvaje»

Pedrosa ha preguntado a Montero si «va a seguir defendiendo al vicepresidente en el machismo salvaje que está llevando a cabo» y ha instado a la ministra a defenderse «como mujer» y a poner en práctica «lo que defiende en su Ministerio».

«No ceda ante un machista», le ha aconsejado.

La senadora ha considerado un «escándalo» que Irene Montero «siga callada».

«De mujer a mujer, señora ministra, si tiene a bien y quiere mirarme a la cara.

¿Siente vergüenza por compartir su vida con un machista o va a seguir callada?

¿Es usted una mujer sumisa a un macho alfa?», ha proseguido.

La presidenta del Senado, la socialista Pilar Llop, ha salido al rescate de Montero, requiriendo a la senadora del PP que no hiciese «alusiones personales».

Llop ha terminado cortando su intervención, asegurando que se había excedido en el tiempo, entre la bronca sonora de las bancadas.

Cabe recordar que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, que ha solicitado al Tribunal Supremo que investigue a Iglesias por tres posibles delitos, apreció un agravante de género en la actuación del vicepresidente del Gobierno respecto a su ex asesora Dina Bousselham.

El magistrado ha requerido al Alto Tribunal que investigue a Iglesias por denuncia falsa, daños informáticos y descubrimiento y revelación de secretos. Es en este último en el que aprecia el agravante «por razones de género».

Irene Montero ha defendido que Iglesias es el «perjudicado» de la «trama criminal» que se investiga y ha criticado que el PP se presente «como adalid del feminismo».

«Al final, ustedes necesitan llamar machista al Gobierno y a todo el mundo porque es la única estrategia que tienen para blanquear que gobiernan con la extrema derecha», ha concluido.