Ayuso pide pactar una nueva orden con el Gobierno y que la gente no se vaya de puente

La comunidad pide retomar el diálogo con el Gobierno central y pactar una nueva orden para aplicarla desde mañana. Frente al fin de semana, mensaje claro: que la gente no salga de Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid pide al Gobierno central “retomar el diálogo” para, entre esta noche y mañana mismo, anunciar una nueva orden con restricciones. Ese fue el primer mensaje de Isabel Díaz Ayuso tras el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que tumba el cierre impuesto por el Ministerio de Sanidad desde la semana pasada en la capital madrileña y otros nueve municipios. Unas medidas que la presidenta de la comunidad consideró “precipitadas y no consensuadas”, como a su juicio también “lo han entendido los tribunales”. Fue un guiño en toda regla, al entender que su plan (confinamientos selectivos por zonas básicas de salud) salió fortalecido con el posicionamiento de la Justicia, que dio un varapalo al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

El Gobierno regional está ultimando la orden con técnicos de la consejería sanitaria para elaborar una propuesta “trabajada pero sencilla” que será la que presente al grupo covid en el que está también el Gobierno central. La reunión se celebrará “en cuanto la propuesta esté” a lo largo de hoy o ya mañana por la mañana.

Sobre la situación en que se encuentra en estos momentos Madrid (las restricciones de movilidad han decaído automáticamente por el TSJ), Ayuso hizo dos anuncios importantes. El primero, que su Gobierno retira las medidas cautelares solicitadas en la Audiencia Nacional, “para no crear más confusión”, y, el segundo, pidió claramente a los ciudadanos de Madrid no salir de puente este fin de semana y quedarse en casa. En todo caso, las medidas que afectaban a aforos y limitación de horarios en actividades económicas como la hostelería siguen vigentes.

 

PABLO GABILONDO

 
PUBLICIDAD
En realidad, una vez que el TSJM se pronunció (y dejó sin efecto las restricciones de movilidad), las medidas cautelares ya no tenían sentido porque la Audiencia no tenía objeto del que pronunciarse. 
 
Pero, aun así, Ayuso quiso evidenciar un gesto de tregua, de paz con el Gobierno, consciente de que esa batalla la ha ganado en los tribunales.

La idea es pactar con Sanidad una nueva orden que entre en funcionamiento este fin de semana y evitar desplazamientos con motivo de la festividad. Además, fuentes del entorno de la presidenta recuerdan que este viernes caducaban los 14 días de las primeras medidas lanzadas por zonas de salud y que, por tanto, había que renovar la orden igualmente.

 

PALOMA ESTEBAN

 

La presidenta sacó pecho por los resultados que estaba dando la hoja de ruta de su Ejecutivo, que fue interrumpida por el cierre total de la capital decretado en la orden de Sanidad. El objetivo de Ayuso fue en todo momento “no cerrar todo Madrid”, pero la orden votada en el Consejo Interterritorial de la semana pasada (seis comunidades se opusieron) imponía nuevas medidas a municipios de 100.000 habitantes que cumplieran con tres requisitos, que solo afectaban a 10 ciudades madrileñas.

A pesar de que la comunidad aseguró que para su Gobierno la citada orden “no tenía validez jurídica”, amagando con no cumplirla, aseguró que “acataría” y “cumpliría con todas las leyes”, aunque recurriría en los tribunales. Así lo hizo: el viernes, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid desarrollaba la orden de Sanidad y el cierre efectivo de los 10 municipios se producía a las 10 de la noche del mismo viernes. Solicitó medidas cautelares para que la Audiencia se pronunciara sobre el fondo del asunto, pero el TSJM se llevó el protagonismo este jueves dejándolo sin efecto previamente.

 

FERNANDO GAREA

 

El pronunciamiento de los jueces era totalmente necesario y sin ello tampoco habrían llegado las sanciones. Desde que se levantó el estado de alarma, cualquier restricción a la movilidad (que implica la vulneración de un derecho fundamental) tiene que contar con el aval de un juez. Las primeras medidas de la comunidad por barrios contaron con él, y el cierre completo aupado desde Moncloa no lo ha tenido.

Desde el principio, y con datos en la mano, el Ejecutivo regional ha defendido la mejora de la tendencia con sus medidas de confinamiento por barrios. La presidenta volvió a hacerlo en su comparecencia de hoy, asegurando que esas restricciones “daban sus frutos” en vista de la menor incidencia de contagios, menor presión hospitalaria y en las Urgencias y otros indicadores en los centros sanitarios de la comunidad.

Aun así, dijo, “ayer fallecieron 37 personas en nuestra región” y “no podemos fiarnos, ni precipitarnos”, porque “el virus sigue entre nosotros y puede volver a propagarse masivamente”. La presidenta hizo suyo un discurso de temor que hacía escasos días pronunciaba el Gobierno de España. De hecho, insistió en que los ciudadanos no debían salir de Madrid en este puente por ese mismo motivo. Aun así, mañana la comunidad pretende anunciar “nuevas medidas justas, sensatas y ponderadas” que pactará con el Gobierno.